5 a 10 horas Análisis Aventura Terror Ñindie DESTACADO PEGI 18 Plataformas Raúl Rubio Tequila Works

[Análisis] Deadlight Director’s Cut

La sólida trama de Deadlight, la fuerza de su personaje principal, una narrativa muy bien implementada, un apartado visual muy cuidado y su detallado diseño de niveles, son los ingredientes que convierten la inmersión en uno de los selling points de este título de Tequila Works. Y es que, en todo momento, nos sentiremos inmersos en una pesadilla de la que nos será complicado escapar.

Deadlight presenta una historia terrorífica narrada en una ambientación escalofriante

Los comienzos de Tequila Works están ligados a Deadlight

El apocalipsis ‘Z’ del estudio madrileño Tequila Works, tuvo lugar en el verano de 2012, cuando Microsoft Studios, como parte de la campaña de verano de Live Arcade, publicaba Deadlight.

Se trata de un juego argumental de desarrollo lineal, con plataformas de desplazamiento lateral y perspectiva 2.5D, que incorpora escenarios modelados en 3D cuya interactividad esta limitada a un plano de dos dimensiones.

Deadligh, fue el primer juego del estudio y la carta de presentación de Tequila Works. El estudio integró en el equipo a experimentados desarrolladores de otras sagas y juegos de éxito como: Commandos, Overlord II, Heavy Rain, Castlevania: Lords of Shadow y Diablo III. No faltó talento técnico ni artístico en el desarrollo de Deadlight.

En junio de 2016, Tequila Works publicó una nueva remasterización del juego a la que llamo Deadlight Director’s Cut. Esta cuidada revisión del título, que es la que analizamos en este artículo, además de mejorar notablemente el aspecto visual, las animaciones y el sistema de control, incluye un nuevo modo de juego llamado «Arena de Superviviencia«.

En este nuevo modo de juego, más orientado a la acción, deberemos hacer uso de nuevas armas como el cóctel molotov, la ametralladora, un rifle de alta precisión y algunas otras, para acabar con las infinitas hordas de «sombras» o zombies que intentarán acabar con nosotros. Un modo de juego arcade y social, en el que competiremos por estar en las posiciones más altas del ranking global.

La Historia

El argumento nos sitúa en 1986, y esta mayormente ambientado en la ciudad de Boston. Una versión ficticia de la ciudad que ha sido completamente devastada por un virus letal. Un parásito que, a pesar de los desesperados intentos de los mejores equipos médicos y científicos, se ha expandido dejando millones de «no muertos» o «sombras» a su paso.

Antes de la tragedia, nuestro avatar, Randall Wayne, era un guardia forestal que vigilaba el parque natural de La Ciudad de la Esperanza, en Canadá. El día en que todo se descontroló y fue activada la cuarentena, fue violentamente separado de Shannon y Lydia, su mujer e hija respectivamente. A partir de aquí, no os destriparemos ni un ápice de la historia ni el argumento, pues son uno de los puntos fuertes del juego.

Simplemente comentar que tanto el relato in-game, como las cinemáticas, con ilustraciones monocromáticas muy bien dobladas, están minuciosamente trabajadas y aportan mucho a la historia principal y al ritmo del juego. No querréis perderos ningún fragmento.

Objetivo

Nuestro principal objetivo será averiguar que ha ocurrido, donde se encuentra nuestra familia y reunirnos de nuevo con ella.

Durante nuestra aventura, contaremos con la ayuda de nuestro compañero Ben Parker, y un grupo de tres personas a los que nos uniremos para sobrevivir. Un policía al borde de la jubilación llamado Sam, y las gemelas Stella y Karla.

La estructura de personajes

Deadlight nos presenta un personaje principal profundo y complejo en su submundo individual. Apoyándose en la amnesia que sufre el personaje, y herramientas narrativas como la elipsis y la analepsis o flashbacks, nos mostrarán un desarrollo y progresión de Randall que sin duda no nos dejará indiferentes.

La psicología de nuestro personaje es revelada progresivamente a medida que avanzamos en la historia y vamos encontrando las páginas perdidas de su propio diario, las cuales hallaremos esparcidas y escondidas por los diferentes niveles y escenarios. Sin duda, conocer más acerca de nuestro avatar y de su historia, será una motivación más para explorar los niveles de forma cautelosa. El diario y otros objetos secretos que podremos coleccionar durante el juego, también nos aportarán cierta carga narrativa que completará el «lore» y el mundo propuesto por Deadlight, así como todos los detalles del incidente.

Y es que en Deadlight, todo gira en torno a Randall, como si el apocalipsis ‘Z’ solo fuese el telón de fondo de una historia personal llena de sombras y crueldad, una aterradora realidad que oculta el verdadero infierno en el que estamos encarcelados, nuestra propia conciencia que vuelve una y otra vez para atormentarnos.

Señalar que el resto de personajes no están desarrollados al mismo nivel ni presentan la misma profundidad, no obstante, engranan bien con la historia y funcionan bien dentro de la estructura narrativa y argumental del juego.

Estructura del juego

La aventura esta dividida en tres actos, y cada uno de ellos a su vez está estructurado en diferentes escenas. Estas escenas, son la unidad mínima de guardado, es decir a pesar de los checkpoints que existen a lo largo del juego, si abandonamos la partida en medio de una escena, nos tocará retomarla desde el principio. Deadlight no cuenta con sistema de guardado manual.

Dada la naturaleza lineal del juego, las escenas serán desbloqueadas secuencialmente. Una vez las hayamos desbloqueado, podremos acceder a ellas directamente a través del menú, para de esta forma intentar conseguir aquellos objetos o logros que se nos hubieran escapado durante la partida. En este sentido, el end-game de Deadlight esta totalmente orientado al coleccionismo y los logros.

Cuando seleccionemos una de las escenas, el menú nos mostrará los «items» que nos faltan: páginas del diario, consolas y otros objetos secretos. Todos estos objetos, también podrán ser consultados desde el menú para recuperar la narrativa y profundizar en la historia y mundo ficcional propuesto de Deadlight. En el caso particular de las consolas, incluso podremos jugarlas como si de un simulador retro se tratase. Un «easter egg» a la década de los ochenta muy interesante.

Mecánicas

Plataformas

Durante el juego, como parte del diseño de niveles, encontraremos vértices y puntos de apoyo, indicados con enunciados ludoficcionales como flechas intermitentes y códigos de colores. De esta forma, sabremos con que elementos deberemos interactuar para resolver los diferentes puzzles que nos vayamos encontrando.

Dentro del sistema de plataformas, podemos resaltar las mecánicas propias del género, tales como saltar, correr, agacharnos, subir escaleras; y otras menos corrientes, como escalar, trepar, derribar puertas de una patada, romper candados con armas e interactuar con objetos como interruptores, recoger objetos del suelo y buscar en armarios y cajas.

Durante el juego hemos sufrido algunos problemas con el sistema de control, especialmente cuando nos encontrábamos colgando de un bloque escalable (muro, valla, escalera…) e intentábamos saltar hacia adelante. Muchas de las veces acabábamos volviendo hacia atrás y otras cayendo al vacío. No es grave, pero es cierto que estropea en cierta medida la experiencia jugable y el «game feel».

El juego nos proporcionará munición limitada, por lo que deberemos estar atentos y recogerla por los escenarios. Igualmente, los botiquines nos serán de extrema utilidad para recuperar la salud perdida. No faltarán los power-ups permanentes, que en caso de dar con ellos nos otorgarán mas salud durante el resto de la aventura.

Deadlight no incorpora gestión de inventario, por lo que no podremos gestionar el consumo de los botiquines en función de nuestra propia necesidad.

Sigilo

En Deadlight, llegaremos a equipar y utilizar hasta cuatro tipos de armas, una pistola, una escopeta, un hacha y un tirachinas. No obstante, ya os adelantamos que el enfrentamiento directo con los enemigos, vivos o muertos, no será nunca la mejor opción.

De los vivos será mejor huir y buscar la ventaja estratégica. De los muertos, dada su escasa inteligencia, no serviremos de nuestra pericia para llamar su atención a gritos, atraerlos y de esta forma generar una vía de paso o escape de la que podamos beneficiarnos. Esta mecánica funciona muy bien y esta perfectamente integrada con el diseño de niveles.

Sistema de Combate

El sistema de combate es prácticamente inexistente. Contaremos con una clase de «quick time event» para librarnos de los agarres de las sombras («zombies») antes de que nos muerdan, podremos empujarles para ganar espacio cuando estemos lo suficiéntemente cerca, y podremos usar el hacha o un arma de larga distancia para atacarles.

El sistema de daño esta bien implementado, así cuando disparemos a los vivos en cualquier parte del cuerpo les causaremos daño, pero a las sombras solo podremos liberarlas de su cruel carga cuando atinemos a golpearles o meterles una bala en la cabeza.

Con respecto al sistema de combate y movimiento, debemos comentar que existe una barra de energía o resistencia que se va agotando al correr y combatir. Deberemos medir muy bien nuestros esfuerzos si no queremos quedarnos sin fuerzas en el momento mas desafortunado.

Dificultad

La dificultad del juego es lineal y plana, solo en el tramo final del juego notaremos un empeoramiento producido que creará un pico de dificultad adicional.

El sistema de ayuda al jugador esta muy bien implementado, y si en alguna ocasión nos vemos encallados, siempre veremos mensajes de ayuda en las pantallas de transición.

Música y Sonido

En el apartado técnico, ya hemos dicho que en lo audiovisual el juego luce de maravilla. En el apartado específico del sonido, resaltar los efectos y las voces de doblaje, que en nuestra opinión, dotan de una fuerza y un tono al devenir de la narrativa que favorece la inmersión y el ritmo del juego.

Sin título

La música, como nos tiene acostumbrados el premiado compositor David Garcia Diaz, pues maravillosa. Merece la pena quedarse navegando por los menús solo para disfrutarla. Por supuesto la música in-game se usa de forma exquisita, y sabremos cuando nos estamos acercando a un punto narrativo o argumental relevante. Podéis escucharla aquí mismo.

Gameplay

Como un vídeo vale más que mil palabras, os dejamos aquí unos minutos de «gameplay» que grabamos durante el análisis.

Conclusión

La sólida trama de Deadlight, la fuerza de su personaje principal, una narrativa muy bien implementada, su música in-game, un apartado audiovisual muy cuidado y su detallado diseño de niveles, son los ingredientes que convierten la inmersión en uno de los «selling points» de este título de Tequila Works. Y es que, en todo momento, nos sentiremos inmersos en una pesadilla de la que nos será complicado escapar.

A pesar de ciertos problemas, relacionados especialmente con los controles de las mecánicas de escalada y salto, el buen planteamiento de sus puzzles y la trama que nos narra el juego nos mantendrá pegados al mando. Una aventura de acción y horror totalmente recomendada para jugadores amantes de las ambientaciones apocalípticas, el género ‘Z’ y las plataformas.

¡Nos leemos en El Torito Gamer!

Deadlight Director's Cut

8.4
Jugabilidad 7.5
Diversión 8.0
Personajes 8.5
Música y Sonido 8.8
Estética y Visual 9.1

Pros

  • El apartado audiovisual, la narrativa in-game y sus buenas cinemáticas potencian la inmersión
  • La fuerza de sus personajes, especialmente el de nuestro avatar Randall Wayne
  • El diseño de sus niveles que se integran a la perfección con la narrativa y el tono del juego.
  • Algunos de sus giros argumentales os dejarán sin palabras.
  • Sus nuevos modos de juego mejoran la rejugabilidad.

Cons

  • El modo historia se sigue haciendo muy corto.
  • Se echan en falta jefes finales o enemigos más trabajados que llegasen a suponer un reto.
  • Los controles siguen sin funcionar como debieran. Especialmente aquellos de escalada, apoyo y salto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: